hiceVER

hiceVER

1-2 horas

Uso individual

Combinar con:

Si entendemos el emprendizaje como una actividad económica que nos permite tener bienestar y sostenibilidad, es necesario integrar acciones que pongan la vida en el centro de nuestros proyectos emprendedores. Es aquí donde el emprendimiento y la Economía Feminista se enamoran. El sistema económico dominante no reconoce las actividades cotidianas vitales, reproductivas, afectivas y de cuidados, y es gracias a estas actividades y abundancias que se sostiene nuestro proyecto emprendedor y nuestra vida. Son los afectos, los cuidados, la confianza, la reciprocidad, el vecindario, etc.

La hiceVER es una herramienta que nos permite identificar y visualizar las abundancias que están bajo la línea de flotación del iceberg. Con ella podemos bajar la línea de flotación y tener una visión panorámica, como el circuito interconectado que es. Integrar esta nueva línea que separa lo productivo de lo reproductivo en nuestro modelo de negocio y no considerarlo como algo separado. Analiza cómo nos sostiene, qué valor le damos o qué pasaría si no tuviéramos esas abundancias. También podemos ser recíprocas, recompensando a quienes nos facilitan estas abundancias, ni que sea con un reconocimiento bien dicho, a tiempo.

Una primera vez, para ver dónde está tu línea de flotación.

A partir de aquí, anualmente.

Aprovecha las temporadas en las que estés más tranquila, lúcida y con energía.

  • Lápices y pinturas de colores.
  • Un vaso de cristal, un poco de agua y aceite.
  • Alguna lectura sobre economía feminista.
  1. Busca un espacio cómodo en el que vayas a realizar la hiceVER. Siéntate o túmbate, buscando el placer.
  2. Comienza identificando las abundancias que te soportan y en qué medida o cómo te soporta. Ej: tengo una persona que cada día me hace la comida; mis colegas más jóvenes me mantienen al tanto de las últimas novedades tecnológicas y me ayudan a no quedarme desfasada; cada vez que tengo un problema legal, sé que puedo contar con el consejo de tal amiga. Anótalas en la ficha hiceVER.
  3. Pasa a indicar la frecuencia con la que te soporta (diaria, mensual, puntualmente…).
  4. Haz un cálculo aproximado de cuánto valdría esto en el mercado. No te preocupes con la exactitud, es un ejercicio mental para ver qué valor ponemos a lo que nos soporta nosotras mismas. Atrévete con una cifra.
  5. Ahora hazte la pregunta de qué pasaría si no tuvieras esa abundancia, cómo afectaría a tu proyecto y a tu vida. Finalmente define cómo vas a compensar a las personas que te generan esa abundancia. Hablamos de cosas sencillas, como un mensaje de gracias o un abrazo, pero también puedes ser muy de Bilbao y hacerle un regalo o invitarle a su restaurante favorito. Tu decides.
  6. Colorea tu dibujo hiceVER con todas las abundancias. Puedes hacerlo en la ficha o en una reproducción artística propia.
  7. Visualiza dónde está ahora tu nueva línea de flotación haciendo el ejercicio de mezclar agua y aceite en un vaso. Siendo el aceite la parte productiva y visible y el agua la reproductiva.

Quién es quién. Identifica personas o tangibles concretos. No nos referimos a “amistad” en general sino a personas con nombres y apellidos.

Es cosa tuya. Se consciente de tus capacidades y si lo haces en grupo, con todo el equipo de trabajo, sacad todas vuestras potencialidades, interiorizadlas, visibilizadlas y ponedlas en juego. Son vuestras y nadie os las puede negar o arrebatar. Quién mejor que vosotras para hacer el inventario de lo que tenéis. Seguro que son más de las que en un principio habíais imaginado.

Ser tu propia jefa, el subidón. El liderazgo está en vuestras manos y recordad algunas ventajas de ser tu propia jefa que algunas compañeras han identificado: libertad de autogestión del tiempo, flexibilidad, tomar tus propias decisiones (horarios, límites, modos), no sufrir abusos de poder, crear y experimentar, cuidar a tus criaturas sin miedo a que te echen del trabajo, ponerse un sueldo digno, crear en función de los ritmos vitales, satisfacción, etc.

Abundancias, de qué estamos hablando. Las abundancias engloban desde las prácticas más racionales hasta las más emocionales. Implican a personas con las que tenemos fuertes vínculos o a otras a quienes conocemos menos. Hablamos de: generosidad y confianza de todas las personas implicadas; experiencias de otras emprendedoras sobre cómo declarar el IVA; disponer de una red de activistas y personas concienciadas; amigas que escuchan; una pareja que te entiende y apoya; un entorno con el que conectas; un trozo de pastel de manzana en un día de bajón; una familiar que recoge a tu hijo de la escuela; un espacio amplio que te cede la asociación de tu barrio, etc.

otras Herramientas