POWER PLAY

POWER PLAY

1-2 horas

Uso colectivo

Combinar con:

Cuántas veces te has desvelado a la noche el día de antes a una importante reunión, presentación, charla o cita. Cuando el miedo se apodera de nosotras tenemos muchas probabilidades de no actuar de manera libre y podamos mostrar todo nuestro potencial. Muchas personas se entrenan en diferentes técnicas para superar estas situaciones y convertir la tensión en placer. Una de ellas es el Role Play, una representación que hacen dos o más personas de un concepto o situación, asumiendo un rol y simulando la escena real.

El Power Play te ayudará a entrenar y superar estas situaciones. Un entrenamiento que empodera progresivamente, hasta que esas tensiones se hacen tan irrelevantes que terminan por desaparecer. Es un ejercicio divertido y creativo, para coger confianza en una misma, darte el power que necesitas. Es una gimnasia que realizas con otra persona, para prever situaciones y preguntas en la reunión, anticiparte, planear respuestas top o no imaginadas, además de que podrás medir cuánto estás de preparada para esa situación.

Realizar uno o varios Power Play antes de esa cita que te está bloqueando músculos y neuronas.

  • Una persona cómplice
  • Vestuario y objetos para la escena (sillas, mesas, iluminación…)
  • Espacio concreto (casa, oficina, bar, espacio público…)
  • Elementos de soporte que vayas a necesitar ( dossier comercial, imágenes tarjetas de visita, presentación digital, prototipo…)
  • Grabadora de vídeo (la tu teléfono de móvil es suficiente)
  1. Define la situación sobre la que vas a entrenarte con Power Play. Dónde ocurre, objetivos y tipología de la reunión.
  2. Define los roles, es decir, los personajes (Ej: un cliente y tu), así como el vestuario y los posibles objetos que enmarquen la situación.
  3. Elige un lugar donde realizar Power Play así como la hora de inicio y de final, en función del tiempo estimado.
  4. Piensa en una persona cómplice que te acompañe en el Power Play y que imite a la persona con la que te vas a reunir en realidad. Cuéntale la idea de manera detallada para que se sitúe lo más ajustado posible al contexto.
  5. Redacta un guión que tenga tres partes. Anota esas frases y palabras clave que son de vital importancia para transmitir a tu receptor real. Detente el tiempo necesario en esta tarea.
  6. Conecta la cámara y comienza a interpretar y dramatizar como si estuvieras en la situación real.
  7. Después anota todo lo importante que ha surgido, como preguntas que no habías previsto y que has tenido que improvisar así como aspectos a reforzar y a mejorar. Este ejercicio lo puedes realizar con ayuda de la grabación.

Atención a otros lenguajes. Como el tono de voz y el lenguaje corporal. No se trata de que sea una representación forzada, pero sí de que los tengas en cuenta.

Busca un punto de fuga. En los entrenamientos, cuando te sientas paralizada busca un truco que te ayude a seguir adelante. Puede ser una respiración, un comentario, un gesto… Lo importante es continuar sin que ese momento eche por tierra el resto del tiempo.

Ayuda de profesionales. Si eres capaz de detallar exactamente la situación a la persona cómplice, podrías ser que cualquier persona podría ayudarte en el Power Play (siempre que a ella también le apetezca, claro). Ahora bien, siempre puedes pensar en esa amiga que su vida es puro teatro o si vas más lejos, entrenarte con profesionales de las artes escénicas o coach.

Multipersonajes. Puedes repetirlo varias veces haciendo cambios en los perfiles de los personajes para entender diferentes actuaciones o comportamientos en una misma situación.

otras Herramientas